lunes, enero 08, 2007

Corazon creyente, cerebro crítico


Emocionalmente creyente y racionalmente escéptica.


Creyente porque sigo pensando en una cierta magia que solemos llamar suerte, azar, o providencia; porque aunque continúo modelando paso a paso a mi propio dios, pienso que hay en cada uno de nosotros una semilla de espiritualidad que nos impulsa a preguntarnos el porqué y para qué de nuestro existir; porque pese a que aún dudo que haya un mas allá, estoy convencida de que los que se van siguen estando presentes de alguna forma, aunque sea en la memoria de los seres, lugares y objetos que los vieron pasar...


Escéptica porque busco respuestas, usando para ello la lógica, el método y los conocimientos científicos que poseo a mi alcance; porque no me conformo con mirar la superficie si hay un fondo en el que hurgar; porque no me convence la apariencia fácil sino la realidad aunque sea relativa...

La curiosidad en mi es una necesidad: mis ojos miran el mundo tratando siempre de comprender. A veces lo consigo, otras no. Las respuestas que se escapan se convierten en retos pendientes; las dudas resueltas me dirigen hacia nuevas preguntas haciéndome avanzar. Pero la comprensión nunca me deja indiferente y el conocimiento, doloroso o no, no resta el valor ni la admiración o la decepción de lo conocido.


¿No es una maravilla contemplar la perfección de los pequeños detalles de un recién nacido por mucho que sepamos como se ha concebido y gestado? ¿Son menos hermosas las estrellas si sabemos su nombre o de qué están hechas? ¿Perdemos el miedo innato a lo desconocido cuando no creemos en fantasmas? ¿No nos salen las cosas bien y mal sea o no por azar?


En la estación del misterio, la creencia y el escepticismo son dos soluciones que se nos ofrecen ante las interrogaciones del camino, pero entre ellas existe todo un pasillo lleno de puertas entreabiertas que conducen a diferentes destinos...

Y bien... que cada cual, según le convenga, escoja su salida.

8 comentarios:

Eduardo dijo...

En esto hay que ser necesariamente pesimistas. El misterio casi siempre acaba extraviando el intento de equilibrar razón y sentimiento.

Y sin embargo, es cierto que sin sentimiento, la razón no funciona.

jorge dijo...

Quiza podriamos pensar en la existencia de tantos universos,cuantas dimenciones pueda desarrollar nuestras mentes.Pero generalmente, la mente humana está aprisionada por el tiempo y sólo liberándonos de esa ligadura podremos enter la Unidad Cósmica que se manifiesta en multiplicidad de formas. saludos mallorea

VIC dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
VIC dijo...

Estoy contigo Mallorea, y creo que esta es la postura más dificil frente a los misterios.

Tanto el creyente como el escéptico lo tiene más facil. Con decir "me lo creo" o "no me lo creo" ya está. Nuestra postura es la más complicada, requiere esfuerzo y es menos grata.

Y encima los escepticos te llaman creyente y los creyentes escépticos. :)

VIC

Anónimo dijo...

LA magia nos acompaña desde el principio de los tiempos, y es el origen de la ciencia, por mucho que les pese a aquellos que se denominan escépticos, o pseudodivulgadores pseudocientíficos.

El día que se acabe la magia, y nuestros corazones no sean capaces de percibirla..... todo se acabará.

Vivamos con ella..... besos

Octavio

Ard C dijo...

Joooo, Mallorea, otra vez, no tengo nada que decir, ya lo has dicho tu todo y mejor que si lo hubiera dicho yo.
Abrazos

Turpin dijo...

¿Es relevante saber para qué existimos?... Pues para lo que deseemos... ( ¿tendremos todavía capacidad de desear? ) Si he de elegir entre la Ciencia y lo otro ( Ideología ) yo transitaré por los caminos de la Ciencia... Un abrazo no escéptico.

bonibd dijo...

En la estación del misterio puede haber todo un camino lleno de puertas pero creo que no hay caminos intermedios. El creer que no demuestra nada... puedes hacer un acto de Fe y creer en dios (o los fantasmas) pero eso no quiere decir que exista... es mas la Fe no intenta expliocarlo, simplemente se acepta (por eso es un acto de Fé). Si crees en algo pero lo intentas "ver" (demostrar, descubrir o explicar) lo único que haces es transformar esa creencia en una hipotesis y a partir de ahí...

si crees y buscas, ¡enhorabuena! estás en el camino correcto pero recuerda que una hipotesis es solo eso... que no te impida reconocer la verdad una hipotesis "equivocada"

Un Saludo.

pd: hay muchas cosas que no veo pero están ahí, quien sabe si nuestros antepasados tambien estan pero quizá todavia no somos capaces de "verlos" (cuando nosotros queramos, no cuando ellos lo determinen jeje)... tiempo al tiempo, solo la busqueda dirá cual es la verdad... aunque de esta hay una para cada uno.