domingo, noviembre 18, 2007

Sábados por la tarde...

A veces una desearía volver a ser niña con la única preocupación en la mente que la de esperar que llegue el sábado, después de comer, para sentarse a disfrutar de los dibujos: Y volver a ensartar molinos, volar de flor en flor, ser todos para uno, jugar con ositos, o descubrir como erase la vida.

Y poder salir a la calle a trotar, trastear y ponerse perdida de tierra, tiza y “mocos” mal sonados sin que tu madre necesite colocarte un GPS por miedo a que te pierdas; Y escuchar el tan temido grito “a casa, que ya es tarde”, y hacer como que no lo oíste y seguir corriendo con tus amigos; Y despertar la mañana de reyes esperando los regalos sin saber que serán; Y festejar cada cumpleaños con la ilusión de la tarta de chocolate…

Y tantas y tantas cosas…

A veces, sólo a veces, una desearía volver a ser niña y sentir en el rostro la caricia del tiempo perdido de la inocencia y la felicidad…




1 comentario:

Menhir dijo...

E logo chamanlle "medrar como persoa" ou "madurar" a perde-la pouco ilusión e inocencia que temos de cativos, mais cunha mellora é unha cousa negativa :(