martes, marzo 04, 2008

Hacer el amor con dios...

Quizás a más de uno puede que le choque el título de la entrada, incluso que alguno se escandalice… pero si tenéis la paciencia de seguir leyendo entenderéis el porqué de ello. (Y pido disculpas de antemano si alguien puede sentirse molesto, pero no es mi intención entrar a valorar las creencias de nadie, sino simplemente exponer mi pensamiento)

Hacer el amor con dios…” pues sí.

Para empezar debo aclarar que mi idea de dios es bastante personal: no es el señor de barbas blancas sentado en su trono de las nubes, ni el hijo revolucionario del amor, ni tampoco el Alá del Corán, ni Buda, ni Ra, ni Zeus, ni ningún otro que aparezca en el panteón celestial. Y lo son todos.
Como ya escribí anteriormente, creo que cada uno de ellos son lo mismo, la concreción de la idea que los humanos tenemos de aquello que no alcanzamos a comprender: el miedo a lo desconocido, la necesidad de sentirnos parte de algo, el “parche” a la soledad en la que nacemos y morimos, el deseo de permanencia más allá de lo corporal…

Yo comprendo a dios como algo que no es exterior o ajeno a nosotros mismos, sino algo que está dentro, que forma parte nuestra, como lo forman los pensamientos, los sentimientos, las emociones y todo aquello que nos individualiza haciéndonos “seres humanos”.

Y es en este sentido que entiendo la frase del título: para mí creer/amar/adorar a dios es sencillamente creer en la vida, amar de todas las maneras, adorar la belleza que nos rodea. Es disfrutar con los sentidos de cada instante, bueno o malo; es ser consciente del valor de cada ser, cada objeto, cada palabra, cada gesto; es buscar la respuesta a tus dudas; es compartir incluso aquello que no se tiene o no se quiere; es atesorar lo que te hace feliz y soltar el lastre de las penas que te impiden avanzar; es, en definitiva, “hacer gala” de todo lo que nos ha sido dado de la única y la mejor manera posible: utilizándolo.

Y sí, hago el amor con dios cada vez que tengo sexo y entrego y recibo placer con otro ser humano. Y me río con dios cuando algo me hace reír a carcajadas. Y lloro con dios cuando sufro. Y veo a dios cuando admiro la naturaleza y el mágico misterio del universo. Y toco a dios cuando abrazo y me abrazan. Y saboreo a dios en cada café. Y escucho a dios en la voz de las personas a las que quiero. Y amo a dios de mil formas diferentes, tantas como muestras de amor existen.

Y siento a dios especialmente cuando dejo de pensar en él y me dedico a llevarlo conmigo…

9 comentarios:

Octavio Dopico Pérez dijo...

Hasta es posible que la gente se este olvidando de hacer el amor.......

Con todo lo que ello implica.

Pero muy interesante tu reflexión


Un beso

Octavio

Pablo dijo...

Comparto contigo esta preciosa reflexión. Un bico galego.

ARD C dijo...

Una reflexión muy mística, e interesante, Si has llegado a ese convencimiento, entonces has llegado muy lejos.
Abrazos.

deviot dijo...

Feliz cumpleaños!!!!
besos y abrazos

unpi dijo...

Aquí dios. Que un día de estos me tienes que echar una mano con los cacharretes estos de poner cosas a los laos y meter música y chuminadas por el estilo, que me estoy mareando.

Pero tranki, no hay prisa. Ya hablaremos cuando maten al niño y haga el numerito de cada año. Me voy pal monte a lo de siempre.

Ci vediamo.

Axayacatl dijo...

es una maravilla lo que has escrito.. siento a dios especialmente cuando dejo de pensar en él y me dedico a llevarlo conmigo... es asi...


besos

Thiago dijo...

Ay! Este post me recuerda a un amor que tuve que se llamaba Khisna!

Tienes razón, todos llevamos a un dios ubicuo dentro, lo malo es que tb. llevamos un diablo... incluso cuando amamos!

Bezos. Vine a verte desde el blog de ArdC.

Luis dijo...

Al ver el titulo... empeze a ir mas allá de lo que tu dices...
Empece a pensar como una persona mistica...!
Pero yo a diferencia de ti... tengo otro concepto o al menos pienso otra cosa al escuchar "hacer el amor con Dios"...
Llego a pensar.. al momento de dejar todo lo material i terrenal ... y yo cuando oigo hacer el amor con Dios.... imagino la fusión de mi alma terrenal... con la divina.. eso es lo que pienso al oir "hacer el amor con dios"

Seinaru Takeino dijo...

Me gusto muchoi tu blog, hoy tube una experiencia de locos, y se me ocurrio el nombre "hacer el amor con Dios" por que, la sensacion energetica y el extasis experimentado es como eso, es como cuando uno hace el amor... me gusto mucho la reflexion que has hecho, Dios es amor y yo tambien creo que todos los dioses que existen son uno solo, es mas, siento que hay un poco de Dios en cada uno de nosotros, y que ese Dios no es mas que pura energia, energia universal, amor.
Saludos!