domingo, octubre 26, 2008

1 de Noviembre



Los días se acortan, las noches se alargan; El viento juguetea con las hojas caídas del otoño; Se encienden los velones en los territorios de los muertos.

Es el fin del verano. La época de decir adiós a las cosechas y guardar a buen recaudo los frutos obtenidos. El tiempo de sentarse frente al hogar a escuchar las antiguas leyendas.

Y el momento en que el velo entre los mundos de los vivos y los muertos es apenas una delgada gasa…

Deja un cubierto vacío en tu mesa para aquellos que iniciaron el camino sin retorno; arroja las runas que esa noche te darán las respuestas; despide al rey Sol que se aleja; y pídele al Roble, señor del bosque, que proteja tu casa.

Es Samhain, Víspera de Todos los Santos.
Respeta la memoria de tus antepasados: porque aquél que no conoce de dónde viene, jamás comprenderá hacia dónde se dirige…

3 comentarios:

MEugenia dijo...

Ayer terminé de leer "La casa de los espíritus", de Isabel Allende, y este post me recuerda bastante a parte del argumento, donde los vivos y los muertos se "encuentran" más cerca de lo que imaginamos.

En mi última entrada, también despido al verano :)

Esperemos que esos seres queridos que ya no están nos ayuden en nuestro caminar...

Besitos :****

albixoi dijo...

Excelente post, una vez más!

perLuis dijo...

para conocer de donde venimos y saber hacia dónde vamos hay que analizar/criticar lo bueno y lo malo de la memoria de nuestros antepasados

eso de respetar suena a aceptarlo todo, aunque esté mal.