miércoles, marzo 29, 2006

¡Buenos días!

Para comenzar, aqui va una reflexión sobre el lenguaje que cada día utilizamos sin darnos cuenta...
Es curioso como se desvirtúa el sentido de las palabras... cruzarme en la escalera con un vecino y decirles "buenos días" es un acto reflejo que hago sin pensar, lo mismo podría decirle "perro verde" y ni yo, que lo digo, ni el vecino que lo escucha nos inmutaríamos lo mas mínimo.
A veces me pongo a pensar en una palabra y la pronuncio mentalmente una y otra vez, hasta que deja de tener sentido y se convierte en una sucesión de sonidos simplemente y , de repente, llega un momento aterrador: el instante en que esa palabra deja de tener un significado para mi y se convierte en algo vacío, en una nada... como una cometa que alguien soltó y vuela zarandeada por el viento, sin destino ni control. Y por un segundo mi cerebro siente la angustia del que sabe que ha perdido algo imprescindible, y se apresura a recuperar el hilo de esa cometa, antes de que un golpe fatal se lo lleve para siempre a un lugar inaccesible entre las nubes. La mayoría de las veces alcanzo ese hilo, y la palabra se queda fijada en mi mente con la misma fuerza con que un niño se agarra a su madre, temeroso de perderla entre la multitud. Otras, desgraciadamente, el significado de esa palabra se pierde definitivamente en el país del olvido, y no me queda mas que una sucesión de sonidos que repito como un loro.
Las palabras son como las rosas, con sus pétalos y espinas. Admiramos su belleza o pasamos ante ellas con indiferencia; las entregamos con la ilusión de que aquel a quien las damos aspire su fragancia, o con el secreto regocijo de que se clave sus espinas... Y cada vez que hablamos por hablar es como cortar rosas para dejar que se pudran en cualquier rincón.
No podemos controlar todo lo que decimos,¿o si? No lo sé, lo que si creo es que tal vez deberíamos pararnos a pensar antes de hablar, y así nuestras palabras tendrían el sabor de un buen plato reposado y no el de una comida rápida. Porque no es ni mucho menos lo mismo desear los buenos días al vecino que decirle "perro verde" ¿no?

8 comentarios:

Lois dijo...

Bienvenida al mundo blog.

besosssssssssssssssssssssssssssssss

:**********************

Anónimo dijo...

Parafraseando al poeta, en este tiempo de acrónimos, siglas e iniciales, yo creo que las palabras siguen teniendo un poder invisible. Hay palabas que van muriendo con el tiempo, porque apenas las recordamos: honor, amigo, novia, esperanza... y en su lugar nos inundan los IVAs, IRPFs, PMs y AMs, ADSL, etc.

Pero las palabras siguen teniendo su poder secreto. Y en estos tiempos de enfrentamiento, de guerra, de miedos, las palabras son siempre el ultimo recurso contra la violencia. Mientras las partes dialoguen, empleen las palabras, no llegarán las bombas, los tiros, las armas. Por eso son tan importantes. Por eso es bueno continuar diciendole al vecino "buenos dias", en lugar de "perro verde"... por raro que sea el vecino. :-)

]MAN[

Galaecia dijo...

Hola Mallorea, como bien ha dicho Lois, Bienvenida al terrible mundo de los Blogs, seguiremos tus primeros pasos de cerca joven padawan, saludos !!

Kelto dijo...

Enhorabuena. No diré nada más para que la felicitación no pierda el más minimo significado.

:-)

Asigan dijo...

Bienhallada, mallorea.

Mallorea dijo...

Gracias a todos :) Espero de verdad que os guste, y también que me digais, sinceramente, lo que no os guste :P

Octavio Dopico Pérez dijo...

Bien venida a este curioso mundo de palabras sin rostro, y de ideas con aspecto de palabras, real como la vida misma.

De hecho, has entrado como una señora

Besos
Octavio

Anónimo dijo...

Saludos
Me pareció estupenda esta reflexion. Me atrajo el título, la sensación de ver que un texto, el que fuera, estubiese encabezado por un "buenos días", me atrapó. Me parece una bella forma de comenzar el día ...cuando hay otros. Pero cuando se pronuncian, parece efectivamente como afirmas, están vacías, pareciera que carecen de sentido, es más, ahora incluso te replican, diciendo "pues serán para tí". Incluso mi familia me mira raro cuando llego y digo "buenas tardes" o algún formalismo. Por suerte soy una persona de pocas palabras, sino creería que realmente soy raro, habrá que seguir siendo antisocial, y decir buenos días a la egipcia, que al levantarse, orientan las palmas de las manos al este, para recibir los rayos del sol, era al parecer una forma de saludar a RA, desdeluego es más silencioso y hermoso. Bonne nuit!