viernes, octubre 12, 2007

"Tierra a la vista" gritó el vigia...

No creo en banderas,
prefiero luchar por la madre tierra,
por la humanidad.



Día de la Hispanidad. ¿Qué se supone que debemos celebrar? ¿Qué nos parieron en un determinado territorio? ¿Qué hablamos una lengua determinada? ¿Qué tenemos una historia llena de luces y sombras? ¿Qué fuimos en un pasado “gloriosos conquistadores” de una tierra que aún nos mira con rencor? ¿Qué compartimos nacionalidad con tres pueblos que no se reconocen en nuestra nación?

Y mañana volveremos a picarnos, a discutir sobre quien es mejor, quien tiene más, quien es más genuino; seguiremos tirándonos a la cara los topicazos sobre cada región o país “hispano”, peleando por saber quien se lleva los presupuestos, el ave, los archivos históricos o la palmadita en la espalda…

¿Una raya imaginaria pintada en un mapa te dice de quien debes sentirte más cercano?
No creo que sean las fronteras las que hacen que uno se sienta de un sitio o de otro; Es el vivir en la tierra, conocer sus tradiciones, sus gentes, sus paisajes, sus olores y sabores… mamar con los cinco sentidos cada gota de vida, cada segundo de aire, lo que te hace aferrarte y encariñarte con el lugar en el que naciste.

Si ser española es extrañar en la lejanía a tu familia, amigos, ambientes y recuerdos; si es aceptar y respetar la memoria de tus antepasados; si es venerar el suelo que te da de comer; si es estar orgullosa de la tradición que has recibido; si es valorar la educación que se te ha ofrecido… Entonces lo soy.

Pero me niego a ser una española que reniega de cualquiera que no lo sea; me niego a ser una española que antepone los símbolos a las personas; me niego a ser una española que se sienta orgullosa de los errores del pasado; me niego a ser una española que use su lengua o su aspecto como instrumento de discriminación; me niego a ser una española que atesore las huellas de su pasado como armas de supremacía…

Me niego, en definitiva, a ser española por encima del resto de la humanidad.

Y lo soy por el amor a mis abuelos y a la tierra regada con su sudor, su llanto y su sangre.

Os deseo un feliz día a todos (hispanos o no; os llaméis Pilar o cimiento)

9 comentarios:

Menhir dijo...

Xente coma min, sin ser hispanos chegamos a ser forzados a vivir nunha "hispanidade" que non aturamos, baixo as bandeiras e linguas estranxeiras que nos asolagan!

Mallorea dijo...

:) Pero sigues sintiendote galego y eso no te lo pueden quitar, mal que les pese... Y ya sabes, algunos hispanos tb aman vuestra tierra y tratan de defenderla y difundirla :P
Bicos peke.

Paco Calahorro dijo...

Yo estoy de acuerdo contigo Mallorea pero me temo que no resuelve mucho esta reflexion, ya que el que es fanatico pocas reflexiones le vale tanto si representa a una mayoria como si representa a una minoria.
La imposicion es negativa venga de donde venga.

Lois dijo...

Menhir

Eres hispano y eres español, nadie te fuerza a nada, la bandera españala es la que es y si no gusta pues a pedir asilo a portugal o africa.

:p
que malo soy

PD como gallego estoy orgulloso de ser español.

Anónimo dijo...

Pues a los que no os guste la españa plurinacional y plurilingüística también os podeis ir por ejemplo a francia o a portugal, estados centralistas y con un solo idioma oficial.

Cicerón dijo...

¿Cómo poder sentirse orgullos@ de algo que no es más que el resultado de una decisión que tomaron sus progenitores?

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Mallorea.

Un saludo,

Miguel (Gimneta)

Menhir dijo...

Sr anónimo, pra súa info a patria Galega e anterior a súa querida Espanya (foi o primeiro Reino Europeo), polo tanto eu podo ficar na ben fermosa Galiza :D, se non atura con iso ben pode bater cun pao na cabeza :))))

Saudos Galaicos

Miguel dijo...

Sr. menhir, no creo que el texto sea un canto a favor de España o en contra, sino una reflexión sobre el absurdo de los enfrentamientos que estamos viviendo.

Saludos
Gimneta