miércoles, agosto 09, 2006

Cuenta las estrellas para mi...


La lluvia de estrellas de las Perseidas, popularmente conocida como las Lágrimas de San Lorenzo, tendrá su máximo de actividad en la madrugada del sábado al domingo 13 de agosto, concretamente a las 2.12 horas en la Península (1.12 hora en Canarias), aunque la Luna dificultará la observación.

¿Quién no se ha sentido pequeño alguna vez, al contemplar el cielo bajo la noche estrellada? ¿Quién no ha tenido un escalofrío de vértigo ante la inmensidad de lo infinito? ¿Quién no ha formulado un deseo al ver pasar una estrella fugaz?

Alguien me dijo una vez que en el desierto, donde ningún foco de luz en kilómetros a la redonda deshace la negrura de la noche, las estrellas innumerables brillan soberanas en la bóveda celeste: nos vigilan sonriendo y nos susurran sin palabras “míranos, estábamos aquí antes de que tu vinieses y estaremos cuando te hayas ido; al igual que la tierra que pisas, el sol que te calienta y la lluvia que te da la vida.”

Montes ardiendo por oscuros intereses, guerras estúpidas en el nombre de los dioses, inmigrantes que se ahogan buscando una vida mejor, países que mueren de hambre y enfermedad, cónyuges que confunden el amor con el “mi@ o de nadie”… y el universo, ajeno a nuestras cuitas, sigue su curso.

Y seguirá. Porque al universo nunca le han importado nuestras desgracias: los planetas no dejarán de girar por una tierra quemada, ni el sol apagará su brillo como duelo a los inocentes muertos, ni la luna retrasará su ciclo en solidaridad hacia las mujeres asesinadas. Y las estrellas seguirán brillando, aunque no las veamos, recordándonos con sus “lágrimas” que somos nosotros, los humanos, los únicos responsables de nuestra propia destrucción.

¿Cuál será vuestro deseo el domingo? El mío, que las constelaciones dejen de tener motivos para llorar…


7 comentarios:

deviot dijo...

un amigo del irc entraba en el irc con el nick lacrimas, y siempre me parecía un nick triste porque la palabra lacrima es triste, pero luego recordé que las lágrimas de san Lorenzo son unas estrellas fugaces, y pensé que toda la vida es como una larga noche de san Lorenzo, donde todo es fugaz, todo pasa, y las personas que alguna vez quisimos se van como estrellas fugaces, pero la noche de san Lorenzo permanece y se repite cada año y miles de ojos verán las mismas lácrimas que un día mucho antes nosotros vimos, quien sabe si con lágrimas en los ojos.

Mallorea dijo...

Pobre de aquel que pierda la capacidad para llorar... creo que son las lágrimas (como la risa) lo que precisamente nos hace humanos :)

Anónimo dijo...

Por eso mismo que comentas mallorea, el universo sigue su camino, y el ser humano..... también.

Puede que sea el mirar a las estrellas lo que nos haga sentirnos vivos y con esperanzas.

Besos
Octavio

salem dijo...

¡¡Joo!! Y me la perdí.. :( No tenía ni idea, sabía que dentro de poco había una, pero me la perdí.. :(

Lo que sí es cierto es que cada día nos queda menos para los que nos vienen, y es una pena.. porque nosotros estamos disfrutando algo que ellos nunca podrán.. por ejemplo, de una Galicia verde..

Yo, por el momento, tengo otros movitos por los que llorar.. Las estrellas las obvervo cada noche desde mi ventana, entre los edificios.. y cada día me parecen más y más bonitas.. :)

Lo que daría por pasarme una noche más "tirado" en el campo y quedarme mirando a las estrellas como hacía hace un mes..

En fin.. Un abrazo ausente.

Anónimo dijo...

Aunque me ha gustado el texto, en parte quizás no sea correcto si una de las intenciones es que el universo corre y existe del todo ajeno al ser humano (o a la vida, al menos).
El punto en que esto puede entrar en conflicto con la realidad puede ser el llamado "principio antrópico" y como seguro que wikipedia lo explica mejor que yo , allí mando al que no sepa que es pero quiera saberlo:
http://es.wikipedia.org/wiki/Principio_antr%C3%B3pico

carteiro dijo...

diossssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss pero qué rencorrrrrrrrrrrrrr jajajajajaja es muy difícil hacer comentarios en tu blog ¿sabes? las cosas son como son y nosotros con ellas; pero nuestras cosas son como son porque nosotros las hacemos así. hasta ahí creo que el principio antrópico me sirve: el universo es como tiene que ser para que nosotros vivamos en él, de la misma manera que el planeta que nos acoje tiene el tamaño, atmósfera... que nos ha dejado evolucionar hasta la fecha de la forma en que lo hemos hecho. si los protones fuesen partículas con carga eléctrica nula, no serían protones; si el agua nos disolviese como el alcohol (jajajajajaajajaa), nuestra existencia sería de otra manera (en fin, me entiende quien quiera entenderme jejeje)...

¡¡¡¡¡y no sigo!!!!!! que es muy temprano para estas cosas jajajaja

carteiro dijo...

pero no dejaré que se me olvide: en todo caso, siempre, al final o al principio de cualquier problema, hay dos decisiones, opuestas, antagónicas en la mayoría de los casos, que marcan todas las demás: si lloras por no poder ver el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas. así pues, todo depende de cuánto quieras abarcar en cada etapa de tu decisión, cuanto más abarques, más lágrimas probablemente tengas que llorar... o no...