lunes, agosto 21, 2006

Mientras haya sobre la tierra ignorancia y miseria...

Soy, desde muy pequeña, una apasionada de la lectura. Un ratón de biblioteca capaz de pasar horas mirando embobada las estanterías de libros, de quedarme noches enteras devorando historias. He leído cientos de volúmenes, unos me gustaron más, otros menos; me han hecho reír, llorar, enfadarme, emocionarme, temer, pensar, aprender. Pero hay, sin duda, un libro que adoro y que nunca me cansaré de leer: Los Miserables, de Víctor Hugo.

Una historia hermosa y a la vez desgarradora por la que desfilan todas las grandezas y pobrezas del ser humano: la degradación de Fantina, la bondad de Monseñor Bienvenido, la mezquindad de los Thenardier, la fragilidad de Cosette, el orgullo de Mario, la responsabilidad de Javert, la despreocupación del pequeño Gavroche, el apasionamiento de Enjolras… y por encima de todos, la superación de Valjean.

He releído esa historia varias veces, en español y en francés, y cada vez que lo hago no puedo evitar cerrar su última página con lágrimas en los ojos. Y lloro por Valjean, que muere en la plenitud de la felicidad tras toda una vida de sufrimiento; y por Javert, dividido entre el sentido del deber y el desconcierto; y por Fantina, que sufre la dolorosa pérdida de la fe en la vida; y por Gavroche, reflejo de los inocentes que aceptan su destino; y por Grantaire, personificación de la amistad por encima de los ideales; y por Eponina, que entrega su vida para que viva y sea de otra el hombre que ama.

Y me pregunto al dejar el libro cuantos “miserables” no habrá en este mundo: seres que sufren día tras día, enfrentándose a la pobreza, el odio, la envidia, la marginación o el dolor; que caen y se levantan una y otra vez; que retroceden un paso para poder avanzar dos; que cargan con la pesada losa de la incomprensión, la intolerancia y la burla de los demás…

Miserables, ¿dignos de conmiseración? ¿O de elogio?

6 comentarios:

salem dijo...

Andaba mirando para comprarme un libro para la vuelta del cuartel.. y creo que tendré que leerlo.

Te daré mi opinión :)

Anónimo dijo...

Bueno, pues gracias por contarme el final, ahora ya se que Valjean muere... XDDDDD

Mallorea dijo...

sorry anonimo xD pero donde has visto tu una tragedia donde no muera alguien? :P Ahora, eso sí, no digo cuando,ni como lo hace :P

carteiro dijo...

quizá la grandeza de esa obra esté en retratar casos comunes y dejarlos en un cuadro, interactuando, viviendo de forma creíble, cosquilleándonos en nuestras propias miserias y virtudes... por cierto, si tienes algo de Le petit Nicolé, pero en cristiano, avisa jejejjee

Ard C dijo...

Al menos pudo ser feliz durante un moemnto, hay personas que ni por un momento lo son.

luck dijo...

Los auténticos héroes, los que cambian las miserias de los demás sin apenas darse cuenta.Aquellos que luego sólo reciben las miserias de éstos...y de todos los demás que ahora les claman como miserables.