domingo, julio 02, 2006

En el nombre de ¿quien?

“A tu descendencia doy esta tierra, desde el torrente de Egipto hasta el gran río, el Éufrates: quineos, quineceos, cadmeneos, jeveos, fereceos,refaítas, amorreos, cananeos, guergueseos, y jebuseos”
Génesis 15,18-21


Por culpa de estas palabras en la “tierra prometida” llevan siglos muriendo y matando.

Y yo me pregunto ¿no podía Yavhe haberles dado un rinconcito en otro lado? Porque dado que es omnisciente sabría lo que iba a pasar, y puesto que también es omnipotente, no le habría resultado difícil encontrar otra tierra menos conflictiva… ¿no?

Tendría su gracia sino fuera por la cantidad de lágrimas y sangre vertidas de un lado y de otro; Y tiene menos gracia aún si una se para a pensar que pese a las promesas de paz que nos venden, allí no da su brazo a torcer “ni dios”.

Durante años, los judíos, gracias a Hitler y sus amiguitos, fueron los desventurados, los llamados a lástima; ahora parece que las cosas han cambiado, y las víctimas se han convertido en verdugos. ¿Ha olvidado el pueblo de Israel su historia? O tal vez sea precisamente porque la recuerdan que tratan de vengar su frustración y su rencor en el pueblo palestino.
Torturados ayer por su creencia, torturadores hoy por un trozo de tierra.

¿Cómo podemos ser tan arrogantemente tontos los humanos?

Ni credo, ni religión, ni patria, ni nación. Sólo existe una posesión que valga la pena: la vida. Y aún nos permitimos el lujo de perderla… en el nombre de NADIE.

6 comentarios:

Ard C dijo...

Ni credo, ni religión, ni patria, ni nación. Sólo existe una posesión que valga la pena: la vida. Y aún nos permitimos el lujo de perderla… en el nombre de NADIE.

Estoy totalmente de acuerdo con esto que dices, la vida es lo único que realmente poseemos, lo demas son trastos.

Pablo dijo...

En un tiempo en el que la economía lo es todo, la vida ha dejado de ser un bien en sí mismo. Tu vida vale tanto como puedas ofrecer al mundo. Pero en el caso de los hebreos, los palestinos han dejado de tener un valor material y ya sólo los consideran cosas que están entorpeciendo su normal desarrollo. Con sus políticas de limpieza étnica están borrando toda huella de un pasado árabe en tierra santa. Sólo el futuro entendimiento entre ellos puede solucionar el conflicto. Lo demás, muerte y destrucción.

Mallorea dijo...

Es cierto que tu vida como dices vale lo que ofrezcas al mundo... pero si no tienes vida poco vas a ofrecer no? No me referia al valor de la vida para los demás, sino para uno mismo :)
La vida de un palestino, desnudo y despojado de todo, vale absolutamente lo mismo que la de un israelí en las mismas condiciones. Al menos para mi :)

Ard C dijo...

Pues si Mallorea, La vida de cualquier ser humano tiene el mismo valor, y no deja de ser paradójico que la llamada "tierra santa" solo sea un cementerio, y que en lugar de inspirar buenos sentimientos de paz y hermandad, solo genere odios extremos, ¿No será que vamos a estar equivocados desde un principio y que a la larga los Maniqueos tenian razón cuando decían que el creador de este mundo era mas malo que un dolor de muelas?

Mallorea dijo...

Me parece que ese creador, si existe, hace ya tiempo que dejó de interesarse por sus criaturas.
Pero lo seguimos necesitando para responsabilizarle de nuestros actos y tranquilizar nuestra conciencia, porque eso de mirarse uno en el espejo y vernos cara a cara, a veces, duele...

Ard C dijo...

Si, el mirarse en el espejo puede doler, y simpre cabe la posibilidad de rectificar e intentar restaurar el daño o lo mas común usar los calmantes oficiales tales como las confesiones y las absoluciones, los juguetes de la tecnología o los sapos y demás farmacopea.