sábado, julio 22, 2006

Te conozco desde siempre

Hace ya algo más de tres años que el aburrimiento y la curiosidad me empujaron a entrar por primera vez en un chat.

Unas semanas pagando la novatada y al final acabas pillando el truco y manejándote como pez en el agua, convirtiéndote en uno de los “habituales”: todo un nick hecho y derecho.

Pero ¿Qué se esconde detrás de un nick?

Durante todo este tiempo he encontrado de todo en el IRC. Gente que siempre está, gente que va y viene, gente que está de paso… Algunos que intentan aparentar lo que no son, otros que se hacen más tontos de lo que en realidad son, varios que se esconden tras máscaras, unos que se muestran al natural; los que te quieren ligar, los que se sienten solos, los que van de graciosos, los que buscan información; o los que entran sencillamente a pasar el rato y charlar con personas que tienen sus mismas aficiones o intereses.

Con el tiempo el nick deja de ser un simple apodo y se convierte en una persona, un amig@ al que cada vez vas conociendo un poquito mejor, y con el que quizás un día te llegues a encontrar cara a cara.

Aunque siempre te queda la duda de saber si no te están tomando el pelo, lo cierto es que es “relativamente fácil” conocer al chatero: basta con fijarse en como “hablamos”.

Cada vez que abrimos la boca estamos ofreciendo datos sobre nosotros, y cuanto más cuando lo hacemos desde el anonimato, convencidos de que la pantalla del ordenador protegerá nuestra intimidad. Y sin embargo, lo que se dice, a quien se dice, lo que se calla, lo que se insinúa y lo que se imagina, el tipo de lenguaje que se utiliza, los gestos en formato smileys… son como las piezas de un puzzle que con paciencia y habilidad lograremos encajar.

Por supuesto, también en ocasiones se puede fallar, y como en el famoso dibujo psicológico vemos dos perfiles negros cuando en realidad nos muestran una copa blanca. ¿Despiste por nuestra parte o estupenda interpretación del otro? Chi sà?

De lo que no me cabe ninguna duda, a estas alturas, es que el mundo virtual no se diferencia tanto del mundo “real”. Y pese a que no está nada mal sentarse cada noche frente al pc y teclear opiniones, anécdotas y risas, lo bueno es el momento en que te encuentras con ese nick, le miras a los ojos y descubres que tu puzzle encajó perfectamente, y que las palabras con voz o las risas con sonido saben infinitamente mucho mejor…



4 comentarios:

Ard C dijo...

La verdad es que cuando he podido ver a alguien cara a cara despues de un tiempo chateando, ha sido una experiencia tan buena que casi he llegado a dudar que fuera real.

Mallorea dijo...

:) También mis experiencias han sido geniales en ese terreno. Al menos,para mi, han merecido la pena.

Anónimo dijo...

Cu Cu

¿ quien soy ? :-DDDDD

Poner cara a un nick siempre es una experiencia interesante.

Besos

Octavio

Anónimo dijo...

Desde siempre... nos conocemos.

Puede resultar increible cuando alguien te dice "nunca he visto la cara de mi mejor amig@", pero sucede, y cuando esto pasa es algo grande, inmenso, porque has logrado vencer las barreras de lo físico, las distancias, han entrado en contacto las almas, hay complicidad, el gran entendimiento. Alguien ha dejado de ser un nick, y ha pasado a ser persona, aunque no tenga rostro, alguien a quien ya llamas Amigo.

Solo en una ocasión he visto la cara de un nick, frente a frente, y ha estado bien.

Hay algunas nicks a los que tengo que poner cara, y dar un abrazo. Una de esas cuentas pendientes, es el nick de mallorea :*

La acelga rosa de siempre ;)