miércoles, abril 26, 2006

¿Crees en el destino?

“Si agita hoy, con su aleteo, el aire de Pekín, una mariposa puede modificar los sistemas climáticos de Nueva York el mes que viene”
Algo así dice el tan famoso “efecto mariposa”. La más mínima acción puede provocar una reacción desorbitada.
Cada decisión que tomamos, cada acto que realizamos es un aleteo de mariposa. Creemos que solo nos afecta a nosotros y, en nuestra soberbia, nos equivocamos.

Tendemos a pensar que somos libres para decidir nuestro camino, y en parte, no es verdad: actuamos en un “presente”, fruto de nuestro “pasado” y generador de nuestro “futuro”. Si nos fijamos en ese pasado nos daremos cuenta que nuestras elecciones en la vida vienen determinadas por nuestras experiencias, basadas éstas en las relaciones con el entorno que, a su vez, dependen de los condicionamientos socioculturales, genéticos, religiosos, etc que hayamos recibido. En otras palabras: somos lo que somos porque hemos nacido en un hogar, lugar y tiempo determinado. Es evidente que si cambiásemos uno de estos elementos nuestro carácter, nuestra personalidad, nuestra vida, sería distinta.O puede que no...

Todos hemos soñado alguna vez con haber nacido en otro sitio o momento ¿no? Y si vamos más lejos: ¿Os habéis imaginado que vuestros padres no se hubiesen conocido? O incluso siendo hijos de quien sois ¿si hubieses nacido antes, o con otro sexo? Y de no haber nacido... ¿qué pasa con todo aquello en lo que vuestros actos han influido? Pensad por un solo momento en todos los “movimientos de alas” que, desde el principio de los tiempos, han debido tener lugar para que, en este preciso instante, vosotros estéis frente a la pantalla de un ordenador leyendo mis palabras...

Y decidme, ¿creéis en el Destino?

1 comentario:

Lady Byron dijo...

crees en el destino?