domingo, abril 02, 2006

Tu te mereces...


Tu te mereces... ¿Cuántas veces nos han dicho o hemos dicho esa frase?
Todos tenemos una idea formada sobre lo que creemos merecer, y como es evidente, siempre resulta ser algo mejor de lo que tenemos. Pocas veces adquirimos el valor de reconocer que poseemos "más de lo que deberíamos"... Y creo que podrían contarse con una mano las ocasiones en que la balanza está equilibrada. Pero, ¿acaso importa realmente lo que merecemos?
Ningún niño debería crecer sin padres, pero existen miles de orfanatos; nadie, por despreciable o pobre que sea, merece pasar hambre y frío, pero nuestras calles están llenas de mendigos; ningún ser humano tendría que morir a manos de otro, pero convivimos con las guerras y asesinatos; los que hacen el mal y desacatan las leyes merecen ser castigados, pero nuestra justicia es lenta y no siempre acertada; la "buena gente" pasa dificultades para llegar a fin de mes, y los delincuentes de elite nos miran sonrientes desde sus mansiones y coches de lujo... No, no importa lo que creamos merecer. Vivimos en un mundo injusto y aquello que tenemos es lo que somos capaces de alcanzar con lo que la vida nos ha dado, sea o no adecuado.
Para un pequeño pescador del Nilo el universo será una isla y un horizonte de arenas y agua. Para aquel destinado a portar una corona su vida girara en torno al protocolo y la obligación. Para el común de los mortales su rutina consistirá en despertar un día más y subir un nuevo escalón. Para unos pocos elegidos los viajes, fiestas y caprichos de la "belle vie" serán su pan diario...
Cada uno de nosotros tiene en su mano el poder de acercarse lo más posible al equilibrio, de ser coherentes con nuestros pensamientos, consecuentes con nuestros actos y justos con lo que nos rodea y tal vez nunca lleguemos a conseguir lo que merecemos, pero sí habremos merecido lo que tenemos.
La partida de poker comienza desde el mismo momento en que nacemos, y no nos queda otra cosa que jugar con las cartas que nos repartieron. De cada cual depende luego el hacer trampas o no...
Dedicado a MªEugenia :)

2 comentarios:

Galaecia dijo...

Sigo diciendo que tienes que escribir un libro o algo, se te da de puta madre mallodeiña.

Saudos

MEugenia dijo...

Gracias por la dedicatoria :-) Un alma grande y un corazón puro como el tuyo, dotado de ese "ángel" para escribir, sí que se merece lo mejor :-)

Sigue deleitándonos con tus reflexiones, wuapísima!!! Felicidades por este weblog! :*******